Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 30-10-2013 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
Halloween. ¿Sí o No?

 


El 31 de Octubre de cada año se celebra el día de Halloween. Esta celebración tiene su origen en Europa Oriental, Occidental y parte de Asia Menor, posteriormente, se extiende a los Estados Unidos y más recientemente a los países latinoamericanos.

En muy pocos días comienza Halloween o, también denominada Noche de Brujas o Noche de Difuntos y, con ello, todos los rituales que esto conlleva (disfraces, el famoso truco o trato, las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror).

Mucho se ha comentado referente a esta fecha: Dependiendo de la cultura, algunos la celebran y otros la rechazan, especialmente los más religiosos, la catalogan como una fiesta pagana, puesto que en este día se le rinde culto a la muerte. Además, es una celebración basada en el miedo y relacionada a personajes como fantasmas, brujas, zombis y demonios, entre otros.

Desde el punto de vista psicológico, se puede enfocar el día de Halloween desde dos vertientes.

1) La primera, puede generar en los niños más pequeños terror, fobias, etc.

Para evitar esto es recomendable explicarles el motivo de la celebración y, especialmente, decirles que no se tienen que asustar que, simplemente es una forma de festividad. Si esto que se le comenta viene de un adulto significativo en la vida de ese niño, le puede permitir integrarse a la celebración sin generarle estragos emocionales.

Por este motivo, creo que es adecuado comentar que para algunos niños los fantasmas, duendes y brujas tan característicos en estas fechas, les pueden llegar a provocar bastante miedo. Por lo tanto, los disfraces que se utilizan en Halloween puede llegar a asustarlos de una manera indeleble que puede acabar provocándoles, en los casos más extremos, una severa fobia.

Las investigaciones hablan de que un 1% de los niños han desarrollado fobia a los disfraces. Aunque en un primer momento puede causarles sólo pequeños desajustes emocionales, es posible que el problema se agrave si no se trata esa fobia a tiempo.

En los casos más graves los niños con fobia a los disfraces pueden negarse a acudir a eventos dónde haya personas disfrazadas. Esto puede ser muy paralizante para la vida social de los pequeños.

2) Por otra parte, como ya se ha comentado, el día de Hallowen, es también conocido como noche de brujas o noche de difuntos. Tiene origen en la festividad celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos. De igual forma, la celebración el 2 de Noviembre el Día de los Difuntos, al igual que el culto a la santa muerte en México.

De ahí la explicación de la segunda vertiente, que nos brindan dichas celebraciones y es la posibilidad de sensibilizarnos con el tema de la muerte y los difuntos y percibirlo, desde temprana edad, como una etapa del fin de la vida. Asumir esta realidad nos permitirá afrontar con naturalidad la muerte cuando nos venga de cerca o superar con prontitud el duelo que genera.

En definitiva, cada persona "celebra" estas fechas según se sienta en cada momento y, no consideramos, que, como norma general, se pueda aconsejar o desaconsejar celebrar Halloween, puesto que cada persona tiene unas creencias diferentes y una forma de manifestarlas de acuerdo a ellas.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none