Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 13-11-2013 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
Inteligencia Emocional

 


Se denomina Inteligencia Emocional a la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, así como también, la habilidad para manejarlos.

El término fue popularizado por Daniel Goleman, con su célebre libro: Emotional Intelligence, publicado en 1995. Goleman estima que la inteligencia emocional se puede organizar entorno a cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación y gestionar las relaciones.

El concepto de Inteligencia Emocional postula ampliar la noción de inteligencia (tradicionalmente ceñida a una serie de habilidades racionales y lógicas), incorporando una serie de habilidades emocionales.

Conciencia de las propias emociones:

Quien no es capaz de reconocer sus emociones queda a merced de las mismas, por tanto, identificar las propias emociones al evaluar situaciones pasadas implica una primaria inteligencia emocional. Además, distinguir un sentimiento, mientras está aconteciendo, supone una inteligencia emocional desarrollada.

Manejo de las emociones:

Se podría decir que es la capacidad de controlar los impulsos para adecuarlos a un objetivo. Esta habilidad se puede entrenar, aunque crear un determinado estado emocional es complejo.
Se debe intentar controlar la duración de las emociones, sobre todo, si las emociones son negativas.

Capacidad de automotivación:

Las emociones nos guían hacia la acción, es decir, nos ponen en movimiento. Desarrollan la capacidad de entusiasmarnos con lo que tenemos que hacer, para poder llevarlo a cabo de la mejor manera, aplacando otros impulsos que nos desviarían de la tarea. Por tanto, mejora el rendimiento en cualquier actividad que se emprenda.

Empatía:

Es la aptitud para reconocer las emociones de los demás y saber ponernos en su situación.
Los sentimientos no suelen expresarse verbalmente, si no a través del tono de voz, los gestos, miradas, etc. La clave para la empatía reside en la destreza para interpretar el lenguaje corporal.

Manejo de las relaciones:

Así como un paso posterior a reconocer nuestras emociones consiste en aprender a controlarlas; de modo análogo, una instancia ulterior a la empatía estriba en manipular las emociones de los demás.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none