Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 22-11-2013 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
¿Qué son las emociones?

 


Una emoción es un estado afectivo que experimentamos, una reacción subjetiva al ambiente que viene acompañada de cambios orgánicos (fisiológicos y endocrinos) de origen innato, influidos por la experiencia.

Las emociones tienen una función adaptativa de nuestro organismo a lo que nos rodea y tienen una gran importancia y utilidad en nuestras vidas, puesto que nos ayudan a responder a lo que nos sucede y a tomar decisiones, mejoran el recuerdo de sucesos importantes y facilitan nuestras relaciones con los demás.

No obstante, también pueden dañarnos cuando suceden en el momento inapropiado o con la intensidad inapropiada.

En el ser humano la experiencia de una emoción, generalmente, involucra un conjunto de cogniciones, actitudes y creencias sobre el mundo, que utilizamos para valorar una situación concreta y, por tanto, influyen en el modo en el que se percibe dicha situación.

Las emociones no sólo nos hacen sentir, sino que nos suelen empujar a hacer algo (por ejemplo, para dejar de sentir una emoción negativa) y provocan cambios en nuestra fisiología (aceleración del corazón, sudoración, etc.).

Las emociones (ira, tristeza) se diferencian de los estados de ánimo (como la depresión). En que los estados de ánimo suelen durar más y no se suelen relacionar con un suceso concreto, mientras que las emociones suelen estar relacionadas con una situación específica que la ha desencadenado y suelen dar lugar a una respuesta conductual.
Los estados de ánimo son más difusos y, aunque también pueden dar lugar a respuestas conductuales, como la retirada o el aislamiento social, son respuestas más amplias e inespecíficas.

Las emociones se distinguen también de otros impulsos motivacionales como el hambre, la sed o el dolor. La diferencia es que las emociones se despliegan con una mayor flexibilidad y tienen un rango mucho más amplio de objetivos (el hambre está relacionado, casi exclusivamente, con la falta y necesidad de comida, mientras que la ira, por ejemplo, puede estar relacionada con una gran variedad de situaciones diferentes).

Cada individuo experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, aprendizaje, carácter y de la situación concreta.

Algunas de las reacciones fisiológicas y comportamentales que desencadenan las emociones son innatas, mientras que otras pueden adquirirse.

Si tenemos en cuenta esta finalidad adaptativa de las emociones, podríamos decir que tienen diferentes funciones y, que a su vez, las emociones presentan unas categorías básicas:

- Miedo: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad. Tendemos hacia la protección.

- Sorpresa: Sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Puede dar una aproximación cognitiva para saber qué pasa. Ayuda a orientarnos frente a la nueva situación.

- Aversión: Disgusto, asco, solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión, ya que nos produce rechazo hacia aquello que tenemos delante.

- Ira: Rabia, enojo, resentimiento, furia, irritabilidad. Nos induce hacia la destrucción,

- Alegría: Diversión, euforia, gratificación, contentos, da una sensación de bienestar, de seguridad y nos induce hacia la reproducción (deseamos reproducir aquel suceso que nos hace sentir bien).

- Tristeza: Pena, soledad, pesimismo. Nos motiva hacia una nueva reintegración personal.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none