Publicado en apoyo psicológico por: Gemma Asarbai el 24-11-2013 archivado en Definiciones y Conceptos

 
 
Día Internacional Contra la Violencia de Género 25 de Noviembre

 


El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (DIEVCM) o Día Internacional Contra la Violencia de Género, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 50/134 el 17 de diciembre de 1999, se celebra anualmente cada 25 de noviembre, en memoria de las hermanas Mirabal.

La razón del porqué llevó la República Dominicana esta propuesta fue que en un día como ese, el 25 de noviembre de 1960, asesinaron a las hermanas Mirabal, tres activista políticas dominicanas, por orden del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

La propuesta para que se celebrara en esa fecha la realizó la República Dominicana, con el apoyo de 60 países.

Este tipo de violencia presenta muchas manifestaciones, una de las más recurrentes es la violencia psicológica, que por sí sola o como antesala de la violencia física, afecta a miles de mujeres sin distinción de clase social.

Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), describió que tipo de actos podrían configurar un abuso psíquico contra la mujer por parte de sus parejas, a raíz de los testimonios recogidos por el organismo entre mujeres de más de 10 países. El informe destacó declaraciones sobre:

- Ser humilladas o hacerlas sentir que no valen nada.

- Ser intimidadas o amenazadas con daño físico a su persona o a personas queridas por ellas.

- Ser humilladas delante de otras personas.

- Ser ignoradas o tratadas con indiferencia.

Por otro lado, las entrevistadas pusieron de manifiesto la conducta dominante de sus parejas, tales como:

- Impedirle la visita de sus amigas.

- Limitar el contacto con su familia carnal.

- Acusarla de infidelidad sin motivo alguno.

- Controlarla constantemente en sus salidas.

- Controlar o limitar su acceso a la salud.

- Infringir daño a sus bienes.

- Etc.

En todos los países objeto del estudio entre el 20 y el 70% de las entrevistadas había experimentado como mínimo, uno de estos actos. El organismo afirmó que en futuros análisis se examinará la conexión que podría existir entre el maltrato psíquico y la salud de la mujer.

Además de todo lo anteriormente, tambien nos podemos encontrar con "El síndrome de la mujer maltratada", definido por Walker y Dutton y que hace referencia a la adaptación a la situación aversiva caracterizada por el incremento de la habilidad de la persona para afrontar los estímulos adversos y minimizar el dolor, además de presentar distorsiones cognitivas, como la minimización, negación o disociación; por el cambio en la forma de verse a sí mismas, a los demás y al mundo.

También pueden desarrollar los síntomas del trastorno de estrés postraumático, sentimientos depresivos, de rabia, baja autoestima, culpa y rencor y suelen presentar problemas somáticos, disfunciones sexuales, conductas adictivas y dificultades en sus relaciones personales.

Enrique Echeburúa y Paz del Corral equiparan estos efectos al trastorno de estrés postraumático, cuyos síntomas y características, sin duda, aparecen en algunas de estas mujeres: re-experimentación del suceso traumático, evitación de situaciones asociadas al maltrato y aumento de la activación. Estas mujeres tienen dificultades para dormir con pesadillas en las que reviven lo pasado, están continuamente alerta, hipervigilantes, irritables y con problemas de concentración.

Además, el alto nivel de ansiedad genera problemas de salud, alteraciones psicosomáticas y pueden aparecer problemas depresivos importantes.

Según Marie-France Hirigoyen existen dos fases en las consecuencias, las que se producen en la fase de dominio y a largo plazo:

- En la primera fase, la mujer está confusa y desorientada, llegando a renunciar a su propia identidad y atribuyendo al agresor aspectos positivos que la ayudan a negar la realidad. Se encuentran agotadas por la falta de sentido que el agresor impone en su vida, sin poder comprender lo que sucede, solas y aisladas de su entorno familiar y social y en constante tensión ante cualquier respuesta agresiva de su pareja.

- Marie-France Hirigoyen habla de consecuencias a largo plazo refiriéndose a las etapas por las que pasan las víctimas a partir del momento en que se dan cuenta del tipo de relación en la que están inmersas.

Durante esta fase, las mujeres pasan un choque inicial en el que se sienten heridas, estafadas y avergonzadas, además de encontrarse apáticas, cansadas y sin interés por nada.

En muchas ocasiones es necesaria una intervención previa, que la mujer pase por un período de reflexión y quizá varios intentos de salir de esa relación violenta, con ayuda terapéutica o sin ella, hasta que tome la decisión definitiva.

A partir de entonces, el apoyo psicológico se centrará en varios aspectos, valorando previamente las necesidades y demandas individuales de cada paciente.

Se debe evaluar cuáles han sido las secuelas concretas que ha dejado la situación vivida en esa persona y graduarlas para establecer un orden para el tratamiento.

Algunas de las intervenciones más habituales y básicas para su recuperación serían:

- Información sobre la violencia de género, causas y origen, mitos, etc.

- Reducción de la activación y la ansiedad en las formas en que se manifieste (insomnio, agorafobia, crisis de pánico, etc).

- Fomento de la autonomía, tanto a nivel psicológico, a través de un cambio de ideas distorsionadas sobre sí misma y el mundo, como a nivel social, económico, etc, orientándola en la búsqueda de empleo, recuperando apoyos sociales y familiares.

 
 
 
 
 
 
Publicado por:
es
 
 

none
Terapia Online
none
Terapia
none

Colaboradores
none
Neurofit
none
Colaboradores
none
none